The ship of Odysseus - Le navire d'Ulysse - La nave di Ulisse - Das Schiff von Odysseus - O navio de Odisseu - Het schip van Odysseus - Fartyget Odysseus - הספינה של אודיסאוס - Skibet af Odysseus - Το καράβι του Οδυσσέα - 奥德修斯的船 - オデュッセウス - Корабль Одиссея - سفينة أوديسيوس

viernes, 22 de octubre de 2010

León de la Riva


Cuanto todo el mundo se empeña en ir en una dirección, siempre aparece un tonto que se empeña en ir en dirección contraria. Cuanto desde los muchos ámbitos sociales se intenta luchar contra las desigualdades, las discriminaciones y contra el desprecio, siempre hay algún tonto que se con sus actos o palabras lleva la contraria. En este caso el tonto no es otro que el Alcalde de Valladolid a día de hoy: León de la Riva.
El Alcalde de esta ciudad ya lleva alguna muesca en su revolver en cuanto a declaraciones rancias y casposas se refiere. Pero la última ha sido la guinda para el pastel de mierda que se teje en su boca. Para ser más concreto dijo algo así refiriéndose a la nueva ministra de Sanidad Leire Pajín: “es una chica preparadísima, hábil y discreta. Va a repartir condones a diestro y siniestro por donde quiera que vaya y va a ser la alegría de la huerta. Cada vez que veo esa cara y esos morritos… pienso lo mismo, pero no lo voy a decir".
La verdad es que las declaraciones no dejan lugar a dudas de la catadura del individuo que las hace. Este personaje de la España más rancia y casposa no sólo insinúa la poca capacidad política de Leire Pajín, que puede que sea cierto, el tiempo lo dirá. Si no que poco más que convierte a una ministra, en un objeto sexual. Una declaración más bien de un borracho trasnochado en medio de un espectáculo de streeptis que de un alcalde… o puede que a lo mejor sea eso lo que pasa aquí, puede ser que este personaje en cuestión de tanto alternar ambos escenarios ya no los distingue.
Pero no queda ahí la caso. El muy ufano, sale al día siguiente encantado de haberse conocido y dice que se refería a un dibujo animado. ¿A cuál? Le pregunto yo señor León de la Riva. ¿Qué clase de dibujos veía usted León de la Riva? ¡ay viciosillo! Porque esa es otra, dice que a unos dibujos, pero no los especifica. Sus hijos se estarán poniendo morados. Con todo esto dice que ha pedido disculpas, que si esto son disculpas que baje Dios y lo vea. También comenta que ella ha dejado alguna perla hace tiempo, el muy católico ojo por ojo, que como ella la lió, le da derecho a liarla a él lo que le venga en gana. Posteriormente se repite con la misma desfachatez. Y seguiría así hasta el infinito siempre que vea una cámara delante.
Al unísono salen en trompa todas las dirigentes políticas del partido al que pertenece este personaje, diciendo que han estado mal las palabras, pero que como ha pedido “perdón”, pelillos a la mar. ¡Pues no! Nada de pelillos a la mar, estos comportamientos tienen que tener unas repercusiones políticas. Y de paso digo yo, está muy bien que las mujeres condenes estas palabras, pero ¿y los hombres del Partido Popular?, ¿y el líder del partido popular, Mariano Rajoy?, el que aspira a presidir España. ¿Se merece una persona que no condena estas palabras gobernar a los españoles?
Como decía al principio, mientras desde distintos ámbitos de la sociedad se intenta evitar la discriminación sexista de acto o palabra, siempre hay alguien que se empeña en ir en dirección contraria. Y en vez de hacer un poco de pedagogía política y social y se condena esto, se intenta tapar con paños calientes. Un acto más de la desvergüenza y la poca catadura moral de nuestra analfabeta clase política. Este es el ejemplo que damos, se podría decir aquello de: “A Dios rogando y con el mazo dando”.
Sé muy bien que ahora mismo hay una serie de personajes rancios y cutres que circulan por esta piel de toro que se ríen a más no poder con estas declaraciones, los mismos miserables fascistas de siempre, que en ocasiones encuentran colaboradores de lujo en algún sillón electo pero esa no es la España democrática, libre y tolerante en la que siempre he creído en la que yo siempre he quiero vivir, ni mucha otra gente.
Las futuras generaciones no se merecen la triste, cutre y rancia España de siempre que no para de dar señales de vida, se merecen algo mejor y debemos luchar por ello con todas nuestras fuerzas, y qué mejor manera que empezar sancionando estas palabras.

No hay comentarios: