The ship of Odysseus - Le navire d'Ulysse - La nave di Ulisse - Das Schiff von Odysseus - O navio de Odisseu - Het schip van Odysseus - Fartyget Odysseus - הספינה של אודיסאוס - Skibet af Odysseus - Το καράβι του Οδυσσέα - 奥德修斯的船 - オデュッセウス - Корабль Одиссея - سفينة أوديسيوس

martes, 1 de febrero de 2011

De curas y curillas


Hoy me toca ponerme faltoso, y se lo debo al El obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig. Pues aquí mi amigo se ha quedado muy agustito en la presentación de 12 documentales para “el matrimonio feliz”. Así que después de leer la noticia y para no quedarme a la zaga, que de siempre fui muy envidioso, he decidido seguir su ejemplo y yo también me voy a quedar muy agustito contestándole desde aquí. Y si a alguien le molesta algo de lo que se va a decir a continuación, ya saben, que le echan azúcar, que para eso, este es un país libre carajo.

Como decía, mi amigo Juanito ha presentado 12 documentales donde se comentan cuales son las claves para el matrimonio feliz, y hasta aquí todo parecería una noticia normal, sino fuese por las declaraciones posteriores, donde afirmaba que: “los hijos de parejas divorciadas son como "muñecos de trapo" sin "columna vertebral" y que "no pueden mantenerse en pie porque les falta la estructura de la propia persona y el cultivo de lo que es más decisivo”. Y ahí ya me ha tocado la fibra sensible, no por nada, sino por el mero hecho de que un servidor es hijo de pareja divorciada y no puedo dejar de sentirme insultado ante estas declaraciones, así que le voy a responder con la misma moneda. Ojo por ojo como dice la Biblia.

Muy señor mío, obispo de mis cojones, no le pienso pedir que rectifique, que sé muy bien por la historia, que su doctrina no es muy dada a esto. Le voy a pedir que se vaya usted a tomar mucho por el culo, porque este hijo de padres divorciados, que ha visto a su madre partirse el lomo de sol a sol, cosa que usted no sabe lo que es, para sacarme a delante, no va a tolerar que nadie le diga que está falto de nada, porque si hay algo que no puedo decir, es que en esta vida me haya faltado algo. He tenido más que muchas personas con sus padres todavía casados por la iglesia y conviviendo bajo el mismo techo. Y como yo, muchas otras personas que he tenido el gusto de haber conocido a lo largo de mi vida, y que han salido adelante única y exclusivamente gracias a la voluntad de la verdadera raza superior: las madres.

Pero y yo me pregunto, ¿qué cojones sabrán estos curillas de matrimonios e hijos cuando en teoría ni se pueden casar, ni pueden tener pareja y mucho menos hijos? Nada, no saben nada. Soy consciente que todos tenemos derecho a opinar, y todos tenemos una opinión, pero una cosa es opinar desde la experiencia y otra bien distinta, opinar desde la supuesta inexperiencia, y pongo la palabra “supuesta” y no “total” en honor a todos aquellos curas y mojas que han tenido hijos como conejos, poniendo un cierto toque de hipocresía a todas las opiniones que emite su santa iglesia católica. Pero, aun así, no satisfechos con abrir su enorme bocaza para emitir palabras ignorantes sobre el tema, lo agravan, con acusaciones de cadencias a personas como yo, por ser hijo de padres divorciados como es mi caso, y a otras personas por sus circunstancias particulares distintas a las mías. Pero no se sienta usted mal Juanito, no crea que su opinión me vaya a afectar, mañana madrugaré como siempre, porque usted y los suyos y todos los representantes de las demás religiones se pueden meter sus creencias por el santo culo que a mí no me interesan ni lo más mínimo.

Esta iglesia católica corrupta, pederasta, sectaria, mentirosa y manipuladora, restratada por su propia historia y su presente, que dice promulgar el amor, solo promulga la repulsa hacia todo aquello que no forma parte de su doctrina, porque sus componentes solo saben del amor al dinero, a sus compañeros y a algún que otro jovencito o jovencita que les alivian las penas entre confesión y confesión. Les da igual las penurias por las que pasan o puedan pasar millones de personas en el mundo, solo importan las apariencias, haya o no haya lo que ellos entienden por amor.

Y es que el amor de las personas no cabe dentro de ningún libro por más que se empeñen, ese sentimiento tan complejo que nos puede hacer volar o llorar con uno solo de sus impulsos. El amor de una madre por su hijo, de un una señora mayor por su difunto esposo con el que compartió toda su vida o el de un hombre por otro hombre, no conoce de significados, solo es un vendaval, que llega y te deja KO. Y no entender la globalidad de este sentimiento, significa generar exclusión, lo que con el tiempo deriva en clases mejores y peores a vista de esos criterios, o lo que es lo mismo, la discriminación religiosa, cosa que gracias a muchos años de lucha, ya es sólo un vestigio del pasado en muchas partes del mundo.

Y es que el problema de la iglesia católica española es que todavía no ha aceptado que ya no manda como mandaba antes, cuando este país no era una democracia, cuando eran cómplices, cuando no verdugos, de reyes o dictadores, no se entera que la leyes de este presente y esta realidad, nos otorgan a todas las personas el derecho para creer o no creer, e incluso creer en una cosa o en otra y a nuestra propia manera, lejos de escrituras mil veces interpretadas por personas que vivieron momentos históricos en nada parecidos a los nuestros.

Y lo mismo que le pasa a esta iglesia católica, le pasa al resto de doctrinas. Pues, todas estas creencias, regadas con la sagre de millones de personas y nutridas por sus miserias, temores e incultura, encorsetadas en dogmas y ancladas a un tiempo pasado, supervivientes a teorías de Marx o Nietzsche por ejemplo, y en constante confrontación con los avances científicos y la cultura en general, no son sino tumores a erradicar. Todos, en cualquier parte del mundo, con sus culturas, y religiones predominantes, tenemos el derecho a creer en lo que queramos y como queramos, y sin discriminar a las personas que por las circunstancias que sea se han visto avocadas a optar por otro camino distinto. Su propio camino.

No hay comentarios: