The ship of Odysseus - Le navire d'Ulysse - La nave di Ulisse - Das Schiff von Odysseus - O navio de Odisseu - Het schip van Odysseus - Fartyget Odysseus - הספינה של אודיסאוס - Skibet af Odysseus - Το καράβι του Οδυσσέα - 奥德修斯的船 - オデュッセウス - Корабль Одиссея - سفينة أوديسيوس

sábado, 21 de mayo de 2011

22-M Parte 3

El Roto
El reloj me indica que ya han pasado las doce de la noche y que por lo tanto, estamos en el día de reflexión. Reflexión sobre a quién otorgar el voto para gestionar nuestro municipio  o qué presidente autonómico va a regir el futuro en los cuatro próximos años de nuestra autonomía. Sea cual sea la decisión tomada, les garantizo, que si esta es sincera, es acertada. Y a mí me toca cumplir una tarea que me autoimpuse.

Ahora ya no hay lugar para las medias tintas, ni para las ambigüedades, los partidos y las concentraciones pacíficas ya no tienen nada que ver, es usted, la papeleta y la urna. Y es que ya va siendo hora de ser sinceros con nosotros mismos y con los demás. 

Pensemos un poco en lo que nos rodea. Qué creemos que es mejor de manera objetiva. No militamos en ningún partido u organización política, no representamos a ningún colectivo, sindicato ni nada parecido, solo somos ciudadanos que nos levantamos pronto para ir a estudiar, trabajar o buscar trabajo. Por lo tanto, a santo de qué se debe esta especie de compromiso con nadie.

Durante cuatro años llevamos escuchando y viendo cosas que no nos cuadraban, pero nos daba igual, estábamos dispuestos a comulgar con ruedas de molino con tal de que las cosas fueran mejor. Pero eso en el fondo, nunca nos valió. Creíamos que las cosas estaban mal desde la raíz y como no lo supimos explicar y mucho menos poner remedio, nos enrocamos en unas ideas radicales filtradas desde la disciplinar militar de los partidos y desde algunos medios de comunicación radicales y manipuladores. 

Votar a un partido no implica estar de acuerdo con todas sus ideas, implica que sus ideas son las que más nos convencen o interesan de todas las que se ofrecen de cara a unas elecciones. Por eso tenemos que ser sinceros, olvidarnos de todo lo demás, nuestro voto tiene que reflejar nuestros pensamientos, sentimientos, ideologías, anhelos, deseos, esperanzar y sobre todo, nuestros principios. Votar a un partido u a otro, en blanco o no votar son todas opciones respetables, y de derecho dentro de este estado democrático. Y en contra de demagógicos, todos los votos son útiles, y ningún voto da la victoria a ningún partido, sino a la democracia y a los ciudadanos, de lo contrario, no sería una democracia.

Es cierto que no conocemos todos los resortes y fórmulas del estado de democrático que nos cobija, pero sabemos perfectamente que algo va mal y ese algo, tiene que mejorar, y esto no lo lograremos mintiéndonos a nosotros mismos. Sé que piensa que ojalá todas las propuestas contaran, ¿pero qué más da? Nunca deberíamos votar a un partido o un proyecto en el que no creyésemos, tiraremos nuestro voto a la basura si es preciso, pero por una noche dormiremos con la conciencia tranquila. 

Ahora bien, que nadie se olvide que algo sigue yendo mal en este país, que nada acaba el 22 de mayo, que la injusta ley d'hont sigue estando ahí, que hay listas contaminadas y hay quien está más preocupado por limpiar las calles que estas listas, que hay instituciones que no están sujetas al voto directo, que se invierte más en televisiones que en sanidad o educación, que hay corrupción por doquier, y hay quien la ampara, despilfarro y mala gestión de los recursos público sin precedente, que hay quien no entiende que todos somos iguales en derechos, deberes y privilegios, bajada de salarios a los empleados públicos, aumento del paro, falta de un tejido industrial solvente, trabajo escaso y mal remunerado, olvido de los ciudadanos y falta de representatividad de estos en las instituciones públicas, reparto de dividendos millonarios y muchas otras cosas, pero por encima de todo, no olvidemos que, después del 22-M seguiremos reclamando y luchando para que esto deje de ser así.

Así que mañana, ni voto útil, ni voto del miedo, nuestro voto.

No hay comentarios: