The ship of Odysseus - Le navire d'Ulysse - La nave di Ulisse - Das Schiff von Odysseus - O navio de Odisseu - Het schip van Odysseus - Fartyget Odysseus - הספינה של אודיסאוס - Skibet af Odysseus - Το καράβι του Οδυσσέα - 奥德修斯的船 - オデュッセウス - Корабль Одиссея - سفينة أوديسيوس

lunes, 23 de mayo de 2011

Después de las marea azul del 22-M

Gorka Lejarcegi - El País
Hoy es 23 de abril y estamos de resaca electoral en España. Después de una noche de transistores, televisores, móviles e Internet, los resultados de estas elecciones son claros, el Partido Popular va a poseer un dominio gubernativo inmenso dentro del territorio español. Y un servidor, como ciudadano, y observador va a hacer una reflexión personal sobre este asunto.

En primer lugar, todos los ciudadanos españoles deberíamos alegrarnos porque todos los que hemos querido, hemos podido en libertad ejercer nuestro derecho democrático al voto. A partir de ahí cada uno que haga sus análisis personales en función de sus afinidades políticas y de los resultados obtenidos por cada uno de los partidos. Pero lo que es evidente e indiscutible es que, ha habido un partido que ha resultado tocado en su línea de flotación, el Partido Socialista Obrero Español, cosa que ha reconocido públicamente, pero que a la vez, y aun reconociendo que es cierto que ayer se votó bajo un prisma nacional, erróneo a mi entender ya que ayer se elegían alcaldes y presidentes autonómicos con sus correspondientes competencias, creo que se ha equivocado en buscar las justificaciones a tal debacle electoral únicamente en la crisis.

El PSOE ha obtenido una derrota justa y merecida y no se puede decir que no se venía venir y es que Roma, no paga a traidores. Porque el Partido Socialista ha traicionado a muchos ciudadanos y a su confianza, un partido que se autocalificaba como máximo exponente de las políticas sociales las ha dejado de lado en post de unas acciones más propias de las políticas capitalistas y liberales. Podríamos hablar de una dinámica del socialismo europeo tras la caída del muro de Berlín y una cantidad de pendejadas que no vienen al caso, el caso es que en uso de poder institucional y de la confianza ciudadana para un cambio, el PSOE no supo corresponder. Ayer fue el día en el que se reflejo: Nos han fallado.

En contra de lo que dijo ayer Rodríguez Zapatero y de lo que buen seguro se dirán en muchas ejecutivas nacionales, autonómicas y locales, la derrota electoral no se debe a la crisis ni a la gestión de la crisis, que le vino impuesta de Europa. Se debe en buena medida por la falta de cambio del modelo económico español que tanto se anuciaba y la pésima gestión que se hizo cuando todo el mundo sabía de la crisis incipiente que se nos venía encima, y ante la cual, el partido socialista se empeñó en ponerse una venda en los ojos para no verla venir, en otras palabras, utilizó la técnica del avestruz y ahora lo pagando todos. Esto se agravó en el empeño de un partido que se califica como democrático, no permitiendo en muchos de sus órganos internos, su funcionamiento de forma democratica, sujetando iniciativas, atando a personas, lanzando candidatos de la nada, etc. No ha habido una política clara y sincera basada en propuestas independientemente de si estas le beneficiaban o perjudicaban y por supuesto, el tan ansiado cambio de modelo económico ni se ha vislumbrado. En otras palabras, faltó un proyecto más allá de la crisis.

Ahora bien, de la misma manera que digo esto, pienso que el Partido Popular ha obtenido un resultado excesivo acorde a sus méritos y las propuestas planteadas. El PP ha optado por el catenaccio y ha ganado el partido por goleada saliendo a la contra. Pero no nos engañemos, la victoria del PP no se debe tanto a méritos suyos mediante un aumento espectacular de votos sino a deméritos del partido socialista. Las medidas de PP son bien claras, sota caballo y rey, y para los que tenemos un poco de memoria, sabemos muy bien lo que pasará en breve, ya vimos las recetas del 96 y creemos que va a ser más de lo mismo de aquello y de lo que está haciendo el PSOE a día de hoy o peor, pero es lógico pensar que 5.000.000 de parados estén dispuestos a agarrarse a un clavo ardiendo con tal de salir de esta situación, aunque ideológicamente no comulguen con las ideas del PP.

Y es que solo un descontento con las acciones de gobierno explican que el PP arrasase ayer en la Comunidad Valenciana con unas tasas de paro superiores a la media, claro endeudamiento de las arcas autonómicas, trapicheos en las diputaciones y escándalos de corrupción dentro del partido. Solo así se explica que barriesen en Madrid donde el ayuntamiento está a nada y menos de la quiebra o en la comunidad donde los servicios públicos por más que se empeñen están es un estado más que precario. O que en Cádiz, la ciudad con más paro de España salga reelegido el Partido Popular como partido más votado. Y podría seguir poniéndoles más ejemplos, pero sería un sinfín de ellos. Ahora bien, repito, que ahora no salgan todos a tropel empeñándose única y exclusivamente en achacar su derrota al gobierno central, hay muchas candidaturas socialistas que, desde la oposición y desde el gobierno, no han sabido ganarse la confianza de los ciudadanos, incluso en algunos casos, ante rivales sin perspectivas de vitoria y mediocres, y deberían reflexionar sobre eso de manera crítica, porque al fin y al cabo los grades alcandes siempre ganan.

Pero no nos quedemos en este debate dualista, las elecciones arrojan más resultados. El primero y el más significativo el casi un millón de votos entre nulos y blancos, la cuarta fuerza de España si contaran, lo cual nos habla del gran descontento con toda la clase política en general. También que, en contra de lo que pedían muchos, la participación no ha variado tanto como se pensaba respecto a las últimas elecciones municipales y autonómicas, casi 12 millones de personas decidieron no votar. Ambas son un reflejo claro que los movimientos sociales desarrollados durante estas elecciones no iban en contra del Partido Popular, sino en contra de un sistema democrático que se considera poco representativo y plagado de defectos. A la vez bajo este fenómeno se entiende el auge de partidos como Izquierda Unida y Unión Progreso y Democracia que toman fuerza en buena parte de España gracias al descontento con los partidos mayoritarios, obviamente más con el socialista que con el popular. También resaltar la irrupción sorprendente del nuevo partido de Álvarez Cascos en Asturias. Esperpenteo lo de Sandokan en Córdoba que es un claro reflejo, junto a otros casos, de la amplia tolerancia hacia la corrupción que hay en España, con la visión equivocado que no va con nosotros, sin darnos cuenta que esta corrupción es siempre con nuestro dinero. Y como no, Bildu en el País Vasco que ya veremos cómo gestiona la confianza ofrecida por el pueblo y si es cierto o no su evolución democrática.

A partir de ahora y hasta el año que viene nos espera una situación políticamente interesante con reproches y luchas internas dentro del PSOE que no le auguran nada bueno para las elecciones generales, dándole la victoria al PP casi, como quien dice, sin levantarse del sofá. Cuando llegue el momento espero que haga aquello de tanto que se harta de decir: que gobernará para todos, porque algunas de las propuestas que lleva a día de hoy en su programa están claramente en contra de la voluntad de la mayoría de la ciudadanía.

Pd.: Un mensajito para algunos chavalitos que estaban en la Calle Génova ayer, y que gritaba “esto es democracia y no lo de Sol”. Pues bien, sabed que, tan democracia es lo de ustedes como lo de Sol y si no lo ven, es indicador de su falta de valores democráticos, y por cierto, muy poca pedagogía democrática por parte de sus dirigentes al no afear esta conducta.

No hay comentarios: