The ship of Odysseus - Le navire d'Ulysse - La nave di Ulisse - Das Schiff von Odysseus - O navio de Odisseu - Het schip van Odysseus - Fartyget Odysseus - הספינה של אודיסאוס - Skibet af Odysseus - Το καράβι του Οδυσσέα - 奥德修斯的船 - オデュッセウス - Корабль Одиссея - سفينة أوديسيوس

lunes, 25 de febrero de 2013

Estado de Shock


Tiro de Constitución, Artículo 116, y reviso los distintos estados recogidos en dicho artículo, para observar que, para mi asombro, solo se recogen tres, alarma, excepción y sitio. ¿Y por qué digo que para mi asombro? Pues porque considero que falta el estado en el que vive la sociedad española en estos momentos: El estado de shock.

Cada día en este país, se alzan millones de personas y se desayunan con un sobresalto nuevo en las noticias, despilfarros de vacas gordas y que hoy pagamos, hurtos de dinero público, recortes de servicios o prestaciones, evasiones, escuchas o enchufismos, y ya no reaccionan, se aíslan hacia otros lugares y otros tiempos intentando pensar que todo esto no es sino un mal sueño. Pero nada de eso desaparece, todo sigue ahí tres segundo después, sigue presente una clase política corrupta, corporativista y clientelista, imponiendo recortes y reclamando sacrificios; unos empresarios que anhelan épocas pretéritas donde la esclavitud era el modelo de contrato estándar; especuladores de todo lo ajeno, amasadores de lo propio; en resumen, unas élites sociales, políticas y económicas que viven con total impunidad ante el hecho feudal donde muchos se sacrifican para el bienestar de unos pocos.

Y así, este apabullante espectáculo, hace que la mayoría de los ciudadanos españoles representen un púgil que da tumbos por el cuadrilátero, casi nockeado, esperando el golpe fatal que dé con sus huesos en la lona, reflejándose a diario en las caras de las personas, personas que caminan por la calle, que se refugian en los bares, que compran en los supermercados, personas, que en todos los lados, tienen el semblante lúgubre, desorientadas, perdidas bajo el peso aplastante de una nube negra que sobrevuela sobre nuestras cabezas mientras intentamos buscar un refugio a través de un horizonte indefinido hacia el que proyectar nuestras diluidas miradas, en busca de una ilusión perdida sin éxito, en estado de shock, y donde sólo los más lúcidos se preguntan: ¿por qué lo hemos permitido?

No hay comentarios: