The ship of Odysseus - Le navire d'Ulysse - La nave di Ulisse - Das Schiff von Odysseus - O navio de Odisseu - Het schip van Odysseus - Fartyget Odysseus - הספינה של אודיסאוס - Skibet af Odysseus - Το καράβι του Οδυσσέα - 奥德修斯的船 - オデュッセウス - Корабль Одиссея - سفينة أوديسيوس

jueves, 14 de febrero de 2013

Idiomas en las escuelas

A raíz del programa de Salvado del pasado día 3 de febrero que abordaba el tema de la educación, en este país ha cobrado un nuevo impulso el debate a nivel popular sobre dicho tema, más todavía si cabe, ya que, en un país donde hasta al más tonto hace zapatos, todo el mundo opina aunque no tenga ni idea de lo que realmente está diciendo, como si esto fuera un partido de fútbol y nosotros hinchas fanáticos.

Hablar de la situación educativa en España representa un ejercicio de desgaste intelectual si se aborda de manera profunda y seria, y no de forma simplista y populista como se hace desde nuestras esferas políticas, que por otro lado y por desgracia, es lo que a la larga acaba filtrándose a la ciudadanía, con sus nefastas consecuencias. Y es que, queramos o no reconocerlo, la educación en España lleva mucho tiempo siendo un problema más ideológico y político que educativo y pedagógico, donde todo cambio se lleva a cabo por impulsos de a cuatro años, y donde cada partido, nacional o regional, impone su visión dogmática con la única intención, no de formar a los futuros ciudadanos, sino de crear individuos que encajen perfectamente dentro de su visión de sociedad a la vez que afines a su ideario e intereses políticos, o lo que se denomina popularmente: “Tontos útiles”.

Para ver como nuestras “élites” políticas abordan el tema de la educación no hay más que revisar la lista de  los ministros que se han encargado de dicha cartera, ya no a lo largo de la historia de España, sino durante su época más reciente, la democracia constitucional,  para darse cuenta que muy pocos de ellos han estado vinculados con el mundo educativo, más allá de sus experiencias personales en el momento de recibir su correspondiente formación lógicamente. La mayoría de nuestros pretéritos ministros han sido: licenciados en ciencias políticas, económicas, derecho, química, etc. Pero ninguno de ellos han sido, ya no diré diplomados en magisterio, sino por lo menos psicólogos, pedagogos o por lo menos como decía ante, salvo honrosas excepciones aunque ninguna en funciones, personas vinculadas con el mundo educativo y que sepa de lo que se está hablando cuando se habla de educación.

Este despropósito se materializa en dos hechos muy concretos, aunque no los únicos, que están a en boca de todos como son el bilingüismo en algunos centro y el idioma oficial de nuestro sistema educativo.

El bilingüismo

El bilingüismo es un método de enseñanza de idiomas que consiste en impartir la mayoría de las clases en un idioma extranjero, principalmente en inglés lógicamente. Este proceso ha tenido sus mayores valedores dentro de la Comunidad de Madrid y su principal justificación en las carencias que poseen la mayoría de los españoles en su dominio de idiomas foráneos. Hasta aquí todo parece coherente, hay un problema, déficit en idiomas; y se plantea una posible solución, impartir las distintas materias en otros idiomas. Pero no es tan sencillo.

En primer lugar, hemos de tener en cuenta el momento evolutivo de los alumnos. Es cierto que cuanto antes se exponga a los niños a estímulos lingüísticos, antes adquirirán los respectivos lenguajes, pero de ahí a la enseñanza de un lenguaje foráneo a través de la transmisión de conocimientos va un abismo. La adquisición del lenguaje es un proceso complejo que se adquiere a base de mucho esfuerzo, aunque no lo parezca y que incluso niños ya crecidos no llegan a dominar, mostrando carencias claras. Si a esto le añadimos que en vez de enseñarles a hablar, les transmitimos conocimientos en dichos idiomas, los alumnos lo que harán será no abstraer dichos conocimientos, sino memorizarlos, se elimina del proceso educativo el aprendizaje significativo, puesto que no hay nexo de unión entre los nuevos conocimientos en un idioma extranjero y los que ella poseían en su idioma materno, volviendo entonces a la enseñanza puramente memorística.

Esto lo enlazo con un segundo aspecto a tener en cuenta, como son sus gustos y apetencias, lo que se denomina educación personalizada, que no a la carta. Y es que la enseñanza de los idiomas no se basa en los gustos de los niños, con la presentación de dichos idiomas a través de dibujos, cómics, libros y juegos, donde se despierta la curiosidad y la motivación, lo que facilita enormemente el aprendizaje, ya que nuestras ganas y necesidad por comprender y comunicarnos con el entorno es lo que nos motivó  para aprender nuestra propia lengua, un entorno, que a pesar de nuestro empeño por el bilingüismo educativo sigue enteramente en español. Resultaría más útil para la enseñanza de idiomas la eliminación de los doblajes en películas y series que todos los programas de bilingüismo planteados, porque si nunca interesó a un niño un libro de texto del colegio en su idioma ¿por qué lo iba a hacer más en inglés?

Y en tercer lugar quisiera preguntarme necesidad de llevar a cabo esta medida. ¿En necesario el aprendizaje de idiomas? Rotundamente sí, los idiomas es cultura y por lo tanto es importante que sean enseñadas, pero de esta manera no. En España se ha pasado de una enseñanza de idiomas basada en el aprendizaje de la gramática al bilingüismo como el que pasa de sorbete de naranja al siguiente plato, hasta tal punto que, se ha llegado a plantear que el bilingüismo es el único método útil para la enseñanza de idiomas, y eso no es cierto, en los países nórdicos, referentes en educación, este método no se plantea, allí la enseñanza es plenamente en su idioma, salvo las asignaturas de idiomas donde disponen de aulas bilingües para su implantación y por supuesto un método de enseñanza basado en el diálogo más que en la gramática, y este debería ser el camino a seguir y no este experimento, puesto que ningún país serio se plantea relegar su idioma propio a un segundo lugar dentro del proceso de enseñanza, cosa más grave en España donde su principal idioma, el castellano,el segundo idioma más hablados en todo el mundo.

Si a esto le añadimos que España es un país con una de las mayores tasas de abandono escolar, donde no solo faltan recursos ya no solo para la educación especializada y/o personalizada, sino que incluso faltan recursos para pagar material ordinario, reparaciones y hasta la calefacción de algunos centros; donde no se plantea una inversión extra para este tipo de programas bilingües ni ningún otro, si que más bien lo contrario, cada día se recorta más presupuesto en educación, como consecuencia solo generará más fracaso escolar. A+ B + C = Fracaso.

Pero entonces ¿por qué se toma esta medida? Cuando dije antes que los mayores defensores de este tipo de iniciativas estaban en la Comunidad de Madrid no era solo por comentar un hecho objetivo. En esta comunidad llevan muchos años gobernando las mentes más liberales ya no solo de España, sino del Partido Popular, las cuales han conseguido llevar a cabo el fin último del capitalismo, que no es otro que la sumisión de la escuela al libre mercado imaginado por Adam Smith, donde un trabajador ha de estar dispuesto a adaptarse a las necesidades del dicho mercado. Esto no solo se refleja en las recientes palabras del ministro Wert que pedía a los alumnos que eligieran no lo que lesgusta, si no lo que el mercado necesitar; sino también en la enseñanza misma de los idiomas y es que según Adam Smith, el trabajador habría de
desplazarse allí donde sea necesario, extrayendo de su ser las emociones[1] que generan el arraigo a sus personas, su comunidad y su entorno. Y dichas extracciones emocionales en las personas que planteaba Adam Smith en sus teorías de un sistema liberal, no solo suprime la parte psicológica de las personas, si no que las sometía, a ella y a su conjunto a las necesidades del capitalismo. Esto llevado al bilingüismo viene perfecto a para empleabilidad de las personas al sector turístico[2], motor de la economía de España y el poder exportar trabajadores allá donde fuera necesario.

Idioma oficial

Otro tema, el último que voy a tratar hoy, y que también refleja el estado de sobresalto permanente en el que vive la educación española es el del idioma oficial.

Como todos ustedes ya de sobra sabrán es que en España hay un conflicto permanente sobre el idioma oficial en el que se deben impartir las distintas asignaturas, este conflicto que tiene fácil soluciones, en nada se la comento, nos ha llevado a un debate permanente entre nacionalistas de todo tipo, tanto centralistas como periféricos, ya saben, mismo perros con distintos collares, por no decir la misma mierda…

Este debate tiene su origen en el hecho que les planteaba al principio, y no es otro que querer plantear una enseñanza sometida a los intereses partidistas del gobierno de turno, ya sea de Madrid, de Barcelona, de Vitoria, etc. llevando una doctrina concreta para que los alumnos que genera la escuela sean partidarios a la idea del partido que gobierna en cada respectivo sitio, porque a ninguno le interesa crear ciudadanos, sino productos de su maquinaria ideológica y que le garanticen votos en un futuro.

Esto supone un acto de manipulación encubierta, bien disimulado por mediante las urnas, pero que no deja de ser una manipulación. Dentro de todos los partidos no hay verdadero respeto por la democracia, si no interés por perpetuarse ellos mismos y sus cachorros en el poder a base de crear individuos bien encajados como máquinas dentro de sus fábricas de montaje más conocido en otros tiempo como: oligarquía.

Dentro de este aparato de transmisión ideológica selectiva, el idioma tiene un papel fundamental, sobre todo en España, donde resulta un tema tan sensible, ya que permite llevar a cabo un control selectivo sobre las masas populares, haciéndoles pensar que deciden dichas masas, cuando la realidad es otra, y es que quienes deciden por ellos son esas clases oligárquicas, pero por supuesto, sin pensar en ellos.

Todo esto tendría fácil solución si el idioma de referencia dentro de cada escuela fuese determinado por el consejo escolar de cada colegio en votación democrática, ofreciendo garantías a todas las personas de recibir una enseñanza en uno de los idiomas oficiales del estado español, sin necesidades que gobierno central ni comunidades autónomas pudieran mediar en este asunto. Pero claro, esto sería dejar en manos de unos perfectos don nadie[3] un poder de decisión que han hurtado a los ciudadanos por ley, o sea, hurtan la democracia de base para sus intereses personales, porque al fin y al cabo, no se puede gobernar con estabilidad sin un buen adoctrinamiento.

Puede que algunos de ustedes, tras leer esto piense que lo abordado hasta ahora es solo una pequeña parte, la más superficial, de los males de un sistema educativo podrido por sus clases dirigentes, pero no se preocupen ya habrá mucho más sobre este tema.




[1] La eliminación de las emociones dentro del sistema educativo tampoco nos ha de sorprender mucho, puesto que carece de lugar dentro de la mayoría de currículums a partir del primer ciclo de Educación Primaria y donde se aborda desde una perspectiva Darwiniana. De hecho es imposible encontrar en un libro de texto, desde segundo ciclo de primaria en adelante, temas que aborden las emociones, cosa que no se puede afirmar de los distintos sectores económicos.
[2] Nadie en este país se plantea pedir una cerveza en Munich, un helado en Florencia o un café en París en español, sin embargo vemos normal aprender idiomas extranjeros para atender a los turistas de todos estos países.
[3] Perfectos don nadie que por otro lado conocen mejor sus respectivas comunidades, puesto que están allí día a día, que no unos señores que a lo mejor nunca las ni pisado.


No hay comentarios: